Lo adoptó un millonario y lo educo como su propio hijo

Para muchas mujeres lo mejor que les puede pasar es dar vida a otro ser, es la ilusión de muchas pero la realidad de pocas, pues lamentablemente no todas tienen la dicha de concebir.

Anny esperaba con mucha emoción la llegada de su primogénito, todo pintaba de maravilla y el embarazo iba de lo más normal. Sin embargo, al nacer toda aquella felicidad se vio opacada y Jon (como decidieron llamar al bebé) no fue recibido de la mejor forma.
LihatTutupKomentar